Fotógrafo de bodas en Málaga

El primer recuerdo de mi vida es de cuando tenía dos años. Mi madre siempre me dice que no entiende como me puedo acordar de aquello, pero recuerdo con total exactitud dos momentos de ese verano cuando me llevaron por primera vez al Tívoli. El primero es de mi padre, mi hermano mayor y yo sentados en un cochecito de un castillo del terror. El siguiente es montado en un caballito del tiovivo de la entrada.

A día de hoy me gustaría tener fotografías de ese día, pero no existen y es cuando soy consciente de la relevancia de mi trabajo.

Málaga es esa ciudad en la que he pasado cada verano de mi vida, también en sus pueblos como Torre del Mar o Fuengirola, donde tengo a mis padres tres meses al mes y donde vive mi tío al que visito a menudo. Málaga es esa ciudad donde, cada semana pienso… ¿Y si me mudo definitivamente allí?

Málaga es la ciudad donde he pasado cada verano de mi vida

Así que es bastante habitual encontrarse conmigo paseando por la ciudad pensando… me vengo ya a vivir… me vengo ya… y a la vez  descubriendo todos los lugares que esconde y buscando localizaciones en los diferentes barrios para fotografiar a la pareja, esos rincones del centro, el Soho y Lagunillas que nunca te dejan indiferente o bien coger la mochila y pasar el día en Cantarriján o ver el atardecer en Frigiliana o Nerja y realizar una sesión allí con el mar de fondo… pero siempre con un un objetivo en mi cabeza. Y te preguntarás… ¿Qué objetivo es ese?

Soy un fotógrafo atraído por encontrar en las parejas que fotografío una razón para vivir

Es muy fácil responder a esta pregunta…y es que yo soy un fotógrafo atraído por encontrar en las parejas que fotografío una razón para vivir… encontrar a esas parejas que se intuye que serán para siempre y tratar de buscar esa pasión o ese  “algo” que hace que el estar el uno sin el otro sea un imposible. Es en lo que me fijo y lo que intento de reflejar en cada fotografía que realizo, con lo cual, si unimos ese sitio precioso a esa conexión que existe entre la pareja conseguimos que el recuerdo perdure para toda la vida. ¿A que te apetece algo así?

Puede que la palabra que busco sea la complicidad de la pareja y que es tan importante para mí y el tipo de fotografía que realizo. Puede  ser que lo que estoy fotografiando sea ese punto de locura del uno por el otro, la diversión, la dulzura y la atracción entre ambas personas… ¿Y te lo vas a perder?

Así que si un día te cruzas conmigo por la calle sabrás que ando buscando por todos lados esa pasión que es la que me hace seguir viviendo cada día con la ilusión de un niño pequeño siempre buscando y siempre aprendiendo.

¿Quieres tener un recuerdo así para toda la vida?

CHARLEMOS