O cómo saber si te quedan bien las cosas

Es un lío esto de pedir presupuesto, ¿verdad? Cuando empezáis a organizar una boda tenéis tanto, tantísimo que organizar que de repente os agobiais un poco.Todo supone demasiado dinero y además no tenéis una clara referencia de “cuánto valen las cosas”. A parte del ya clásico…como es de boda sube el precio….

En el post de hoy intentaré ayudaros a guiaros en este precioso ámbito del “pedir presupuesto“.

Hoy en día el mundo online está abarcando cada vez un mayor tanto por ciento en las ventas mundiales. Observamos que, de manera online, las compras suelen ser más baratas y además rápidas y efectivas. No te mueves de casa o del trabajo, te lo llevan a casa y normalmente suele funcionar todo muy bien.

No obstante, solemos orientar este tipo de compras a productos que son baratos. Productos de no demasiada calidad y algunas veces, en este tipo de compras, si fallamos nos da un poco igual.

Pero hay otros productos en los que seguimos confiando en la venta con presencia física. ¿A ti no te gusta probarte la ropa en la tienda y ver si te queda bien o no? Hay muchas veces que necesitas ir a la tienda. Necesitas ver el producto, tocarlo, sentir que es el adecuado, que te queda bien…

Y no digamos si el producto que vas a comprar es de un gran desembolso, necesitas estar ahí…y sentir y estar convencido de lo que te llevas.

Pues bien, este mundo también está afectando a la fotografía y por lo tanto a la fotografía de boda. En este mundo tan digital, encontramos webs o portales, como Bodas.net dedicados a la boda. Por un lado nos da visibiliad a los fotógrafos pero también encontramos una vía de difícil comunicación. Cada vez es más habitual encontrar en el correo un mensaje tipo:

“Hola, solicito presupuesto para boda en la Finca XXX. Gracias por adelantado

Y como resultado, estáis esperando un precio fijo y cerrado sobre algo que no está definido. A modo de ejemplo es como si yo escribiera a Zara y le digo: “Hola, solicito presupuesto para ropa”

Es totalmente comprensible que, al ser vuestros primeros contactos para una boda, estáis un poco desorientados en cuanto a proveedores y sobre todo desbordados por la cantidad ingente de cosas que organizar y contratar.

Pero aquí estoy yo para ayudarte. Te cuento primero los factores fundamentales para poder determinar con detalle un presupuesto de fotografía de boda y después te cuento por qué no es procedente pasártelo, de manera muy específica,  por mail (si las condiciones lo permiten):

  1. Al igual que con la ropa, cuando vais a casaros, es necesario saber que productos queréis comprar aunque luego te lleves algo más o algo menos de lo que tenías pensado. Te pongo un listado a modo de ejemplo:
    1. Reportaje de boda
    2. Preboda
    3. Postboda
    4. Álbum fotográfico
    5. Same Day Edit
    6. Video de boda
    7. Video de preboda
    8. Libro de firmas
    9. Albumes de padres
    10. First look
    11. Segundo fotógrafo
    12. Etc…
  2. Existen factores diferenciales para determinar un presupuesto como pueden ser:
    1. Distancia de la boda, si el fotógrafo necesita viajar a otras comunidades o provincias.
    2. Necesidad de segundo fotógrafo
  3. Otros factores como exclusivistas en iglesias que impidan al fotógrafo entrar en la ceremonia, parejas que se casen por lo civil otro día y quieran fotografías de ese día también, etc…

Con estos datos, casi cualquier fotógrafo puede elaborar un presupuesto ya detallado, pero sinceramente, es como la ropa, hay que probársela. Puede que el fotógrafo tenga unas fotografías buenísimas e incluso se ajusten a tu presupuesto pero quizás no congenias bien con él.

Por este motivo me parece un factor diferencial que el fotógrafo y la pareja se conozcan y en ese momento se establezca el presupuesto definitivo. Es, en la entrevista, donde surge la chispa entre la pareja y el fotógrafo y donde os pondréis de acuerdo ambas partes para determinar el presupuesto.

Lo que siempre os digo a las parejas que me contratáis es que, ante todo, hay que encajar entre ambas partes. Las fotografías son lo único que queda. Si el fotógrafo no os aporta la seguridad y templanza necesaria o bien no tenéis “feeling” con el profesional…se notará y mucho en las fotografías…y eso si que es para toda la vida.

Así que, es necesario que el fotógrafo “te quede bien”, te sientas a gusto con él, en confianza y sobre todo os de la seguridad necesaria ya que lo que os entregará es un recuerdo que durará para toda la vida

A modo de ejemplo, os pongo una foto que tomó el novio en su boda de la novia y yo bailando

Y ya que estás aprovecha y me pides presupuesto desde este enlace

Volver al blog